Noticia tomada de El Universal, publicada el 7 de agosto de 2018. Autora: HYLENNE GUZMÁN ANAYA

La fatídica noticia que recibieron los familiares de Brayan Meza Vargas, quien fue baleado en El Zapatero el domingo en la noche, los llenó de tanta ira que se fueron en contra del personal médico del centro de salud del Nuevo Bosque, donde era atendido el herido, según informó la ESE Cartagena de Indias.

Fue uno de los tres ataques a la misión médica registrados ese día, sumándose a los 45 reportados desde febrero hasta el 5 de agosto de este año. Incluso, el del Nuevo Bosque es el segundo centro asistencial que más ataques ha tenido en el 2018, con seis casos.

El joven ingresó en brazos de sus familiares al CAP del Nuevo Bosque con una herida de bala en el tórax y, según la información suministrada por la entidad, no tenía signos vitales. Al saber esto, los parientes se pusieron agresivos y agredieron verbalmente al personal médico. A los pocos minutos llegó la Policía y los gritos se convirtieron en una riña.

El miedo se apoderó de los usuarios que estaban en el centro médico a esa hora, pues hubo daños en la puerta de la sala de urgencia, ventanas, puertas de los baños, en una camilla, sillas, mesas y canecas de desechos hospitalarios.

“Lamentablemente estas riñas acaban perjudicando la atención en los centros de salud y atemorizando al personal médico, solicitamos a las autoridades acompañamiento para evitar estos desmanes que finalmente perjudican a la comunidad”, dijo Roque Bossio, gerente de la ESE Cartagena de Indias.

Además recordó que el personal médico siempre tiene la disposición de cumplir la misión de salvar vidas y por eso rechaza los actos que puedan entorpecer tal fin.

Los otros dos casos fueron en La Candelaria y en Bayunca. En el primero una persona agredió verbalmente al personal médico y levantó una camilla, mientras que en el segundo una persona agredió verbalmente al personal asistencial, según indicó el usuario, por falta de atención oportuna.

Esta última es, según datos de la ESE, una de las principales razones por las que hay agresiones médicas en la ciudad. Además de la falta de tolerancia por parte de acompañantes y usuarios, tratos inadecuados e infraestructuras en mal estado.

Las infracciones a la misión médica se organizan en cinco grupos: contra la vida e integridad; contra la infraestructura, contra las actividades sanitarias, actos de perfidia y violaciones al secreto profesional.

El Pozón, con más casos

Los registros de la ESE indican que desde febrero y hasta el 5 de agosto, El Pozón ha sido el centro asistencial que más ataques ha tenido, con siete casos. De los 41 centros de salud que administra esta entidad, donde en 12 hay servicios de urgencias, en 17 se han presentado estos casos.

El segundo centro asistencial con más agresiones es el CAP del Nuevo Bosque (6), seguido por el de Pasacaballos (5). Arroz Barato, Olaya y La Candelaria tienen cuatro ataques a la misión médica.

La mayoría de los ataques se perpetran en las salas de urgencias, otros en la consulta externa. Y en la mayoría la Policía atiende las emergencias.

Tipos de agresiones

El ingreso de elementos u objetos con los que se podrían cometer agresiones son otra de las causas por las cuales se presentan ataques. Sin embargo, las amenazas verbales con 25 casos son las agresiones más frecuentes, siguiéndole las físicas (7) y los elementos e infraestructura (6). Los intentos de robos (5) y los robos (3).

El personal asistencial es el que más sufre las consecuencias de estos actos, es decir, médicos y enfermeras, mientras que los guardas de seguridad ocupan el segundo lugar.

La misión médica está reglamentada en la Resolución 4481/2012. Está definida como el conjunto de bienes, instalaciones, instituciones, transporte terrestre, aéreo, fluvial y marítimo; equipo y materiales necesarios para la prestación de los servicios de salud.

Proponen minimizar actos

Algunas de las acciones que propone la ESE para reducir y prevenir estos casos son: reuniones con las autoridades para tomar medidas, adecuar y proteger los centros; mejorar la atención y capacitar a todo el personal. Asimismo realizar campañas para los usuarios e implementar el Código de Policía para sancionar a agresores.

48 ataques a la misión médica en el 2018
WordPress Lightbox